Trilogía de los Pizarros II: Amazonas en las Indias de Tirso de Molina

Estándar

Continuando con las comedias que, como se comentó en el análisis de la primera parte de esta trilogía, creemos fue encargada a Tirso para ser parte de la campaña de “limpia” de los Pizarros. Amazonas en las Indias es una obra dramática de tres actos con una mayor dinámica y que de forma amena introduce el tema de la grandeza de las acciones de Gonzalo Pizarro, hermano de don Francisco, por quien la familia caería en desgracia durante el gobierno de Carlos V. Tirso, con esta comedia, nos muestra una vez más como la literatura suele ser maniquea, pero ante todo una gran evasión: en su objetivo por limpiar el nombre de los Pizarros, Tirso omite los temas cruciales en política, como la promulgación de las Leyes Nuevas, pugnadas por fray Bartolomé de las Casas en favor de los indígenas, y en cambio, crea una narración con numerosos elementos alegóricos y que ennoblecen al conquistador español.

El primer acto abre con Gonzalo Pizarro y su maestre de campo, Francisco Carvajal, combatiendo a las amazonas. Estas son Menalipe, reina de las amazonas y Martesia, hermana de la anterior, quienes defienden sus tierras de los conquistadores pero que pronto sucumben amorosamente (¡) a los españoles. Así, Menalipe queda irrevocablemente enamorada de Pizarro y Martesia de Carvajal, ofreciendo Martesia:

Quédate aquí, serás mi esposo y dueño,
haré por causa tuya
que ley rigurosa se destruya
desta región y su infecundo empeño. (vv. 160-3)

Llama la atención como la obra de Tirso pone en relieve la dura condición que le impedía comprender la cosmogonía de los pueblos indígenas, anteponiendo fantásticas narraciones entremezcladas con mitología occidental. Los versos que van del 405 al 435 en voz de Menalipe, son un buen ejemplo que manifiesta ese choque de culturas. Con todo ello, Tirso intentará justificar la nobleza de estas hermanas amazonas. La misma Menalipe le dice: «Sé, en fin, que buscando fama / vienes, español» (vv. 555-6) y reitera la petición matrimonial, con sometimiento gratuito incluido: «Admíteme por tu esposa; / derogaranse mis leyes, / juzgaranse venturosas / a tus pies estas provincias» (vv. 586-9). Sin embargo, el galán y noble Gonzalo advierte:

Para casarme contigo
eres de contraria ley.
Vengo en nombre de mi rey,
leal sus órdenes sigo.
Esta bélica región
por dueño suyo te adora;
si te doy la mano agora
tendrá la envidia ocasión
de afirmar que me levanto
contra mi rey con la tierra.
La lealtad que en mí se encierra
es de siete, obliga a tanto,
que a tu afición contradice,
porque la honra y su interés
no estriba tanto en lo que es
como en lo que el vulgo dice. (vv. 639-54)

Viendo una salida diplomática al asunto, Pizarro promete volver para casarse con Menalipe, haciendo uso de su galantería y dotes diplomáticos (?). Antes de partir, las hermanas amazonas les advierten de su trágico futuro, y les advierte cuidado. En otra escena con un salto de meses hacia el futuro, entran en escena Diego de Almagro el Mozo, quien presume haber matado a Francisco Pizarro para vengar a su padre, Diego de Almagro el Viejo. Almagro, se proclama gobernador del Perú, teniendo un choque con García de Alvarado y Vaca de Castro, terminando así el acto.

Diego.  Solo el vencido
es traidor. Los excesos
del vencedor canonizan
lealtades. ¡Al arma! ¡A ellos! (vv. 925-8)

¡O César o nada!
¡O el cuchillo o el imperio! (931-2)

 

La segunda parte de la comedia se da después de la batalla de Chupas (septiembre de 1542) donde Almagro el Joven ha sido derrotado. Gonzalo regresa de su expedición, celebra el nuevo cargo de gobernador del Perú, Vaca de Castro, quien pide el relato de la misión de canela, la cual es narrada extensamente por Carvajal. Después es anunciada la llegada de Núñez de Vela como virrey de Perú, por orden de Carlos V. Gonzalo advierte que su hermano le habría dejado ese cargo encomendado, y ante la nueva normativa, esperará la ratificación del emperador y añade:

Mas si el virrey que viene
turba la paz que agora el Pirú tiene
(como dél se recela y conjeturo)
y a mis servicios muestra ingrato pecho,
por fuerza habré de usar de mi derecho. (vv. 1633-7)

Al final opta por retirarse a la encomienda de Los Charcas. Aparecen nuevamente en escena Martesia y su hermana, quien advierte que Gonzalo será víctima de traición y morirá decapitado. Ya en Los Charcas, Gonzalo consuela a su sobrina, Francisca, hija de Francisco Pizarro, y le promete matrimonio, amparándose en lo dispuesto por el Papa, como dispensa al incesto en la época entre españoles:

Gonzalo.             Título más venturoso
querrá el celo que me cuadre,
si como me llamáis padre
venís a llamarme esposo (1778-81)

pues en semejantes grados
suele el Papa dispensar; (vv. 1792-3)

Carvajal aparece e informa a Pizarro que Núñez Vela siembra la discordia en el Perú. Toda la escena la han presenciado en secreto las amazonas, quienes recriminan a Gonzalo su actitud, y le reiteran el fatal vaticinio. Él determina

Gonzalo.             Mientras el emperador
no derogare el dominio
que en daño de mi derecho
han negociado validos
para Blasco Núñez Vela,
a las Charcas me retiro,
donde en quietud y descanso
saldré destos laberintos. (vv. 1990-7)

Menalipe y Martesia huyen volando, llevándose de las orejas a Trigueros, haciendo uso el autor del exotismo propio de la forma de pensar de los españoles de la época: «fuerza de hechizos, / que en esta tierra el demonio / con esto engaña a los indios» (vv. 2055-7).

El último acto se da un mes después del anterior, donde Gonzalo celebra su retiro en Los Charcas. Trigueros regresa de forma mágica y advierte de los suplicios a manos de las amazonas. Carvajal entra en escena y junto con otros militares le piden a Gonzalo que intervenga en contra de los atropellos y actitud tiránica de Núñez Vela. A su vez, recuerda que el imperio español debe ser modelo de gobierno para los indios, quienes ignorantes de deber obediencia y veneración a aristocracias y dioses de otros lares, no se les pude dejar sin ley que les someta:

Carvajal.              Nuestra ley, cuyos principios
saben los indios apenas,
¿podrá en ellos ser durable
si en su libertad los dejan? (vv. 2356-9)

Este acepta y ante Carvajal aparece Martesia y Menalipe, quienes ofrecen refugio en sus tierras ante la inminente guerra civil. Después de la guerra, Gonzalo está dispuesto a seguir las órdenes de Carlos V, pero Carvajal y los militares le exigen ser cabeza de estos para independizarse de Castilla, algo que su honor no le permite, entonces es sometido y decapitado.

Gonzalo.             ¡Vive el cielo! ¡Desleal,
desconocido, traidor!

Carvajal.              Sé rey, no gobernador. (Vase.)

Uno.                                      Todos con Carvajal
venimos a coronarte

Todos.                 Esto tu ejército pide (vv. 3080-5)

Gonzalo.             Diga que pude la fama ser
monarca y que no quise,

que todos me desamparan
por fiel, por leal, por noble;
será feliz mi desgracia (vv. 3104-7)

La última escena la cierran Menalipe y Martesia comentando como se ha cumplido el negro augurio y sin embargo, advierten que el apellido Pizarro triunfará en los años venideros con un bisnieto Francisco, quien no es otro sino Juan Fernando Pizarro, quien conoció a Tirso durante la estancia de este en Trujillo.

De esta manera, Tirso escribe esta comedia, en la cual, edifica la figura de Gonzalo Pizarro, conquistador español que, tras algunos trastoques de voluntades, hechizos y malos entendidos, se apega a la historia que se conoce sobre el conquistador. Así, podemos observar como esos “huecos” de la historia dan pie a ficcionalizar motivos: en vez de un traidor a la corona, Pizarro es víctima de sus buenas e inocentes intenciones, así como de su alta nobleza (proveniente de bastardos, como hemos visto en la primera parte de la comedia). Tirso hace de todo ya no por ennoblecer a los Pizarros (trabajo anterior) sino en demostrar como el hecho por el cual le fue retirado el marquesado, debía ser restituido, y la obra cumple la función de panfleto ideológico a través de la exótica visión española de la conquista en el siglo XVII.

 

 

Alejandro Loeza

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s