España, según Tirso de Molina

Estándar

Hace algún tiempo me topé con un texto que descubrió don Marcelino Menéndez Pelayo en las bibliotecas españolas de principios del siglo XX. Dicho texto, lo atribuyó a Tirso de Molina. Lo interesante de este pasaje, que, hasta donde sé, no ha sido discutido, es la descripción que hace Tirso de la España del siglo XVII. Una descripción interesante en el marco de las letras áureas, ya que el texto presenta los principados y delimitaciones geográficas de España, no sin la carga barroca de la escritura del mercedario. He aquí el texto:

Siguiendo, pues, este discurso, si la cabeza y el principio del universo mundo es el oriente de quien le tuvo el movimiento del sol y los celestes orbes (que es como el alba de todo lo criado), habrémosle de dar proporcionalmente a España la disposición misma (pues las especies participan necesariamente de la forma y esencia de su género), y comenzando su organización por la cabeza, desde la región más oriental (que es por donde se origina), distinguiéndose de Francia, hallaremos ser Cataluña su cabeza (que es la que al nacimiento del sol la da principio), serán pies suyos Portugal, y el reino de Galicia (que tienen por límites al océano), su derecho brazo los de Aragón y de Navarra, el izquierdo los de Valencia y Murcia, el pecho, asiento del corazón y de las dos vidas, sensitiva y vegetal, las dos Castillas, vieja y nueva; discurriendo de este modo, por las demás regiones suyas, cojeturaremos que las de la siniestra parte (que son Andalucía, Algarves, Extremadura y lo que bañan Guadaña y Tajo) son como el izquierdo muslo de este cuerpo (no he hallado voz más aliñada para la descripción que pinto, y así es forzoso que me valga de ésta), la pierna, el pie y los dedos (que le dan fin), el reino Lusitano y el derecho, los restantes de la provincia misma, con las de Galicia y las Asturias.

El texto fue extraído de Menéndez Pelayo, M., “Una obra inédita de Tirso de Molina”, en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, t. XVIII, 1908, pp. 1-17. Este fragmento procede de las pp. 7-8.

Anuncios